800 8010 290     55 4327 7009    

EL COSTO DE LA GASOLINA

por Rodrigo Juárez enero 02, 2017

EL COSTO DE LA GASOLINA

EL COSTO DE LA GASOLINA

Empezó el año 2017 y con él el aumento en el precio de la gasolina; José Antonio Meade, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y algunos medios de comunicación trataron de minimizar el impacto que tendrá esta decisión, asegurando que los precios de los combustibles son “competitivos” a comparación del que se presenta en otros países; lo cierto es que los ciudadanos tendremos que pagar más y, peor aún, nadie nos da un argumento convincente del porqué.

Los nuevos precios de la gasolina Magna, Premium y el diésel entraron en vigor a partir de hoy y hasta el 3 de febrero, cuando se fijará un nuevo precio máximo en cada una de las 90 regiones en las cuales está dividido el país, con sus respectivas diferenciaciones.

En la Ciudad de México el panorama no pinta tan esperanzador, ya que el precio de la Magna se colocará cerca de 30 centavos arriba de la media nacional; es decir, entre 16.27 y 16.33 pesos por litro.

Si no viven en la CDMX y quieren conocer de a cómo les toca la gasolina a partir del 1 de enero, visiten este mapa interactivo.

La razón detrás del aumento en 2017 es fácil de explicar. México hoy en día importa aproximadamente el 60% de la gasolina que se consume en el país y, tras la depreciación del peso su costo ha crecido; al mismo tiempo, México no tiene una infraestructura de transporte y almacenamiento muy desarrollada —por tanto, los costos son elevados—. Por poner un ejemplo, mover un litro de gasolina en un oleoducto cuesta más o menos 8 centavos, mientras que moverlo en una pipa cuesta aproximadamente 2 pesos

Durante 2016 el precio de la gasolina se mantuvo dentro de una franja de flotación: se fijaba un techo y un piso; si el precio subía o bajaba (de manera que se saliera de la banda) un mecanismo de ajuste se encargaba de subir o bajar el precio para que se mantuviera dentro de la banda. Para 2017 ese mecanismo se acabó y se dio paso a uno de los objetivos más ambiciosos de la reforma energética: liberalizar el mercado de las gasolinas.

PERO, ¿QUÉ ES UNA LIBERALIZACIÓN?

Liberalizar el mercado implica dejar que las fuerzas de la oferta y la demanda operen libremente, que los costos de transporte y almacenamiento se consideren de forma plena; por lo tanto, una vez que se reconocen dichos costos, y no existe un techo, el precio tiende a subir.

No obstante, la liberalización tiene un problema latente: para que ésta funcione, y exista competencia, se requieren condiciones para competir. Desafortunadamente, el mercado de gasolina en México no tiene dichas condiciones.

La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) en uno de sus informes ya ha elaborado distintas razones por las que este mercado no tiene condiciones de competencia. Entre ellas, están las siguientes:

  • No existe la infraestructura en todo el país para transportar y almacenar combustibles.
  • Existen altos niveles de concentración entre los grupos que tienen gasolineras (monopolios regionales).
  • No existe una homologación de normas de calidad ambiental en México con respecto al resto del mundo (importamos gasolinas de mala calidad que causan más daño ambiental).

La consecuencia de lo anterior es que, para efectos prácticos, el mercado de las gasolinas a nivel regional es un monopolio natural: tiene costos elevados por la necesidad de generar economías de escala y, para lograrlo, los dueños de gasolineras tendrán que consolidarse en grupos más grandes que puedan tener los niveles de inversión suficientes para ser rentables.

A su vez, las actividades midstream (aquellas de almacenamiento y distribución) serán, por su naturaleza, monopolizadas por algunos pocos grupos empresarias de suficiente tamaño. El resultado final es que veremos el nacimiento de un mercado de pequeños monopolios regionales en un entorno de una creciente demanda de gasolina; es decir, podemos esperar que el precio en los lugares más remotos, con menos infraestructura, sean más altos.

Un precio más alto de la gasolina tiene efectos positivos y negativos. Por un lado, los positivos son que alinea los costos y los beneficios sociales de mejor manera. La gasolina produce una externalidad sobre el medio ambiente, por lo que su precio más alto es algo bueno si éste disminuye la demanda de combustible. Un precio más alto de la gasolina tiene efectos negativos en la medida que provoque una mayor tasa de inflación y por tanto un impacto que es asimétricamente más potente entre los más pobres.

El problema de la realidad del país que exhibe esta discusión es que, durante muchos años, hemos tomado decisiones equivocadas. Apostamos por desarrollar una red de transporte casi exclusivamente carretera, en lugar de desarrollar infraestructura (como trenes que tienen costos más bajos y, por tanto, menos transmisión a productos). A su vez, fomentamos una organización de mercado de alta concentración en toda clase de industrias y las franquicias de gasolina no son la excepción. Todo esto en un contexto de baja inversión pública, donde no se invierte lo suficiente en transporte público ni en producción de energéticos, ya sea por el abandono de nuestra capacidad de refinación o por no querer entrarle a la transición energética y desarrollar fuentes alternas.

¿VOLVER A SUBSIDIAR LA GASOLINA ES UNA ALTERNATIVA?

No, por al menos dos motivos que hacen que esa decisión sea desastrosa, contrario a lo que defienden líderes políticos y de opinión:

El primero es que es un impuesto ecológico que desincentiva el uso del automóvil, que además es fácil de recaudar y muy difícil de eludir, ya que se cubre al momento de pagar en la gasolinera. La gasolina cara hace que pensemos dos veces antes de decidir ir a la tiendita de abarrotes a unas cuadras en automóvil, en vez de caminar.

El segundo es que el impuesto a la gasolina es progresivo, se cobra más a quienes mayores ingresos tienen, ya que quienes pueden comprarse un automóvil en este país son unos privilegiados. Sí, aunque no lo creas, tener un automóvil no es una ‘necesidad’ (aunque las opciones de movilidad de nuestras ciudades nos quieran demostrar lo contrario), sino un lujo.

Por esto y más lo importante es aprovechar al máximo este combustible, te recomendamos que uses tu automóvil solamente cuando sea necesario y busques alguna alternativa adicional.

Tienes dudas y/o comentarios sobre esto o te gustaría leer algo de la industria automotriz, escríbenos: https://llantastic.com/pages/contacto

 

No olvides visitar nuestra tiendahttps://llantastic.com




Rodrigo Juárez
Rodrigo Juárez

Autor



Ver artículo completo

¿A DÓNDE VAN TUS LLANTAS?
¿A DÓNDE VAN TUS LLANTAS?

por Claudia Diaz mayo 12, 2020

Ver artículo completo →

LLANTAS ECOLÓGICAS
LLANTAS ECOLÓGICAS

por Rodrigo Juárez agosto 06, 2019

Ver artículo completo →

CONSEJOS PARA CUIDAR DE TU VEHÍCULO
CONSEJOS PARA CUIDAR DE TU VEHÍCULO

por Rodrigo Juárez abril 06, 2018

Ver artículo completo →